miércoles, 9 de julio de 2008

Sergio Algora


Realmente la noticia me ha dejado hecha polvo. Me he dado cuenta de cuántos años han pasado, y lo que fue La Zaragoza del niño gusano. La última vez que le vi fue en el Bar Bacharach hace ya un tiempo y me ayudó con un crucigrama musical. Era capaz de meterse servilletas en llamas en la boca (literalmente).